Google just revealed the incredibly simple formula for killer résumés

Featured Image -- 136

La fórmula para comunicar la valía para un puesto, sirve también para diseñar las acciones formativas para ese puesto. “Conseguí un resultado X relativo a un standard Y mediante una estrategia Z.” Es un enfoque adecuado para el modelo de relaciones laborales del siglo XXI.

Este enfoque está muy relacionado con el concepto de formación por competencias, es decir, el conjunto de hábitos que ponen de manifiesto la existencia de una serie de conocimientos, habilidades, actitudes y valores y que conducen al éxito en un reto o función determinada. Este concepto intangible es muy difícil de medir y por tanto no suele estar presente en modelos de gestión y medición cuantitativos, pero podemos deducir que existe si se demuestra un resultado de éxito. Se suele explicar con el “modelo iceberg”: si ves que sobresale del agua es que por debajo tiene mucho más, aunque no se vea… Por eso es tan difícil de medir y por eso el concepto de competencias profesionales es demasiado complejo para sistematizarlo.

“… y sin embargo se mueve.”

Por otro lado, en el momento en que habla de una estrategia para conseguir un resultado está suponiendo una capacidad de gestión operativa. Está tomando decisiones, probando hipótesis, está asumiendo retos. Eso implica, una vez más, unos valores y unas actitudes que tradicionalmente se han considerado “de gestión”, exclusivas de directivos y “managers” en el modelo organizativo de Ford y Taylor, que es el que hemos seguido hasta ahora. Sin embargo los nuevos paradigmas del s. XXI hacen que ese perfil de profesional proactivo y autodidacta se generalice a la casi totalidad de los niveles profesionales, especialmente en los nuevos yacimientos de empleo y en general en sectores de servicios y tecnología. Hablamos de un modelo de profesional proactivo, con más capacidad de dirigirse a sí mismo y con más actitud de equipo de la que había en la cultura industrial individualista y vertical del s. XIX.

El nuevo paradigma es todo un reto y una oportunidad para tantas y tantas personas que vibran ante los desafíos, que buscan el desarrollo personal y superarse a sí mismos, que además son capaces de trazar estrategias para conseguir resultados y que emprenden día a día en un proyecto de desarrollo personal.

¿Los incorporarán las empresas españolas o se tendrán que ir fuera…? Y por cierto… ¿Cómo les estamos formando?

twitterlinkedinmail